martes, agosto 29, 2006

Tips para viajar

Ahora que se ha hecho más frecuente el que las aerolíneas extravíen o retrasen la entrega de equipaje, caí en cuenta que es importante hacer lo siguiente al viajar:

En el equipaje de mano, poner una muda de ropa interior, blusa y pantalón (o falda) just in case… y si tienes de esas bolsas transparentes, que les sacas el aire al enrollarlas y que queden planitas sin ocupar espacio, mejor.

Procurar no traer cosas de valor (sentimental o monetario).

Como no te dejan ya ni traer maquillaje (líquido que porque es líquido, polvo que porque es polvo, en barra, que porque es cremoso, mascara de pestañas lo mismo, delineador que porque es líquido y bueno, el cuento de nunca acabar), desodorante, nada líquido, gel, pastoso, nada de nada…, una vez que te hayan informado que tu equipaje no llegará contigo o que no lo pueden encontrar, ve a la farmacia más cercana y compra lo esencial en tamaño “viaje”.

La aerolínea pagará parte de los gastos incurridos por la inconveniencia hasta por un monto de $50 dolarucos. (Que la verdad no es nada), pero algo es algo (dijo un calvo).

***

Anoche tras corroborar que no llegó mi equipaje, después del trabajo dejé al Guajolote aleteando en los pasillos y sin perder tiempo me dirigí al hotel para informar que mi equipaje llegaría en cualquier momento. Me registré, dejé mis triques y me encaminé hacia la calle 35 y la Ave. 7, para ir a la tienda departamental y comprar algunos trapos que ponerme al día siguiente. Después de un par de horas de encontrar todo muy caro, finalmente decidí que lo valgo y me compré unos pantalones de vestir grises y un juego de blusa y camiseta (coordinado) de color negro.

Afortunadamente mis zapatos buenos los tenía en mi equipaje de mano así que me evité la “pena” de comprarme otros. Después me dirigí a la tienda naturista a comprar mi desodorante sin aluminio, ya que en la familia paterna hay antecedentes de cáncer de seno.

Desafortunadamente, no me dio tiempo de lo esencial (le di prioridad a las lagunas mentales) y no compré ropa interior, ni “aquellito” para los “días incómodos”, así que me di a la tarea de lavar mis paños menores, rogándole a todos los Dioses del Olimpo que se secaran para el día siguiente.

Así, hoy temprano me di el duchazo, sequé mi cabello con la horrible secadora del hotel y estrené ropita. Casi perfecto. Sólo faltaba mi set de óleos para inspirar la obra de arte en el rostro (quema mucho el sol), o sea, los utensilios para la emperifollada.

Así que me dije que iría al natural. Tomé mi laptop y bolso, bajé en el ascensor y me encaminaba hacia el restaurante para comer algo, cuando dando la vuelta, me percaté que el bell boy estaba acomodando maletas en un carrito. Me brillaron los ojitos cuando vi la mía entre ellas.

Así que le pedí al tío cordialmente que llevara mi maleta a la habitación, para finalmente proceder a darme los últimos toques (no seas mal pensado(a), no de lo que estás pensando).

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...