viernes, noviembre 01, 2019

Exabruptos del Alma

Antes que cualquier letra tirada en este abandonado blog, te saludo estimado lector y te pido una  disculpa por semejante abandono.

A raíz de la situación de salud que se presentó este año, han sido una serie de situaciones que vienen en cascada. Primero el trillado diagnóstico, el shock, la planeación de la solución, las cirugías, etc...

Saldo: estado anímico indescriptible, impaciencia, falta de filtros verbales y mentales... parece como si al haberme provocado una combinación de menopausia forzada por cirugía y química por el medicamento de prevención de recurrencia del cáncer, mi mente sólo reacciona.

Me desconozco. Todo se siente "corto"... la paciencia es corta, las amistades,... bueno, si de eso pudiera explayarme, sería material para otra publicación... pero sólo he de decir, cuando mejor se conoce a las personas que se dicen tus amigos o amigas, es cuando estás en el bache. Los que prometían no produjeron y para mi sorpresa quienes menos pensé, ahí están. Todo es un interesante despliegue de observaciones. Los que apoyan para recibir algún tipo de "premio", los que apoyan de corazón sin pedir nada a cambio, los que fingen apoyar mientras postergan indefinidamente aquella reunión para charlar y a los que verdaderamente les importa un pepino - que final agradezco a las personas que de frente dicen las cosas. Y lo que he aprendido de todo esto... la realidad es que a nadie le importa la vida de uno, más que a uno mismo y tal vez a algún familiar. He aprendido desde hace ya varios años, que es mejor no esperar nada de nadie, porque en realidad es la expectativa la que desilusiona, no la persona.

En fin, demasiados pensamientos rumiantes. Sin embargo, es importante mencionar que mi paciencia es muy corta para personas falsas y para las que tratan de cortar de tajo mis emociones tratando de "ser fuerte".

Uno como individuo, tiene derecho a sentir emociones y más después de haber atravesado una situación que considero yo de gravedad. Curioso es cuando me encuentro charlando entre amigas y de repente la emoción me gana. Hago pausa y nunca falta la misma persona que trata de desviar la atención hacia ella y cómo enfrenta situaciones en el trabajo, tratando de restar importancia a lo que siento, o anulando la conversación para no tener que "lidiar" con unas lágrimas, juzgando el que uno llore en público. Para mi eso es inaceptable.

Así que estoy en un nuevo proceso de introspección, en el que me cuestiono las amistades presentes y he tomado la decisión de sólo conservar las muy pocas de las cuales he sentido un genuino afecto, sin intereses ocultos, etc.

Qué difíciles son las relaciones humanas. Todo sería tan sencillo si las personas fuesen sinceras. Si no quieren estar, pueden sólo decirlo. No actuar como si quisieran, sólo por hacer ver ante los demás que son mejores personas. Prefiero al que le vale gorro o que me dice a mi cara que no estará presente. Prefiero eso a las falsedades y puñaladas por la espalda.

En fin, ya me he extendido demasiado.

A seguir pedaleando y a seguir "limpiando" esta mente, que me hace reaccionar rústicamente ante situaciones que en el micro segundo en que se dan, considero desagradables.

Siento como si estuviese poseída, y que el ente invasor repudia todo y a todos y vocifera con hastío impredecible.

En fin,

Agur

domingo, septiembre 29, 2019

Mente Rumiante

Un diagnóstico de cancer causa muchas contrariedades, entre ellas las siguientes:

  1. La gente tiende a visualizarte en un velorio o te da el pésame al momento de informarles de tu nueva condición
  2. Te comienzan llamar guerrera(o)... no Sras. y Sres., uno no es guerrera(o), el cáncer no es un parásito, no es una bacteria o bicho al que haya que hacerle batalla para ganar. El cáncer son células propias que no reciben señal alguna de que deben morir, se reproducen lenta o rápidamente de acuerdo al tipo (¿por qué voy a estar en guerra conmigo misma?) y el convalecer no lo considero una batalla. Yo diría que  hay que permanecer en un estado de ecuanimidad para armonizar la salud y mejorar esta condición
  3. El listón rosado, "piensa rosa"... aunque desde niña siempre me ha gustado el color rosa y a menudo lo utilizo en mi vestimenta, lo que uno menos quiere pensar es en el listón rosado que te recuerda constantemente la condición adquirida... voy por el color, no hay problema, pero no me etiquetes con tu listón rosado que me marque de por vida (me conflictúa el dichoso listón)...
Ya iré agregando más puntos conforme se me vayan ocurriendo,... han sido muchos pensamientos que han invadido mi mente durante el transcurso de este proceso.


martes, julio 23, 2019

Convaleciente

Han pasado 6 días desde la cirugía... afortunadamente no he sufrido los efectos secundarios que amenazaban (bochornos). He estado cansada y he tenido sangrados ligeros, que al parecer es normal a menos que pasen de 3 semanas o que sean abundantes.

Me he sentido muy cansada, pero cansancio muy diferente a aquél que experimento cuando tomo la medicina para prevenir recurrencia. Infortunio: tendré que volver al medicamento 7 días post-operatorio...

No me han dado los resultados de patología aún. Sin embargo, tengo la confianza de que todo es benigno y podré enfocarme a la 3a y última cirugía del año (espero), la reconstrucción de senos.

En fin... estimado lector, este año ha sido un terremoto en todos los sentidos... pero espero que la calma pronto llegue.

Cansada, voy cerrando estas letras, ya estaré reportando en cuanto el ánimo me lo permita.

martes, julio 02, 2019

Fortaleza secuestrada

Por muy 'fuerte' que uno quiera parecer, el medicamento lo tira a uno a la lona.

Siento que jamás volveré a ser la misma. Me desconozco. La falta de energía es infinita, la abulia domina mis días en espera de las cirugías... no sé si por que en particular hoy ha sido un día obscuro, o si ya se está formando un nuevo y negativo patrón de conducta o estado emocional.

Trato de mantener la mente positiva, pero el estado físico altera mis emociones.

Estoy sumamente cansada de sentirme cansada todos los días...

miércoles, junio 12, 2019

Sobreviviendo al cáncer

Buenas tardes estimado lector.

Tengo tiempo de no venir a derrochar letras en este pobre y abandonado blog.

Hoy ha sido un día oscuro para mí. A pesar de que sacaron aquél intruso que llevaba en uno de mis senos, y que no requeriré de quimioterapia (por lo cual estoy muy agradecida, eso sí), tendré que tomar por los próximos 5 años una pastilla para prevenir que el intruso regrese.

Esto es lo que me tiene un tanto inquieta. Pienso que después del cáncer, nada regresa a la normalidad. Ambos brazos ligeramente hinchados con la actividad cotidiana (por la extracción de nódulos linfáticos), pérdida de memoria inmediata, falta de concentración, insomnio, sudores nocturnos...

Luego, está el trabajo. Sí, aquél lugar virtual al que pertenezco y con el cuál viajo cuando el proyecto así lo requiera.

Tras 2 largos meses de ausencia, regresar a trabajar ha sido una de las labores más difíciles (entre las más primordiales, como limpiarse el trasero y rasurarse las axilas).

No sólo mi estado mental en estos momentos es deplorable, mis prioridades están sufriendo un ajuste astronómico. Pienso que estoy llegando al final del ciclo en este trabajo. Después de un profundo análisis, caigo en cuenta de que lo que busco en un trabajo, la empresa no lo tiene.

Día 3 en el trabajo y aún me siento perdida. Pero a seguirle taloneando que en una de esas encuentro el camino adecuado.




jueves, mayo 16, 2019

BTS...

Mañana será la 7a. semana post operatoria.

Tengo implantes para expandir los tejidos pectorales, que llena el cirujano con agua salina cada semana. Pero estoy en 'break' por 3 semanas porque no quiero parecer vaca lechera.

Tuve la dicha de recibir a mi hermana la peque, nos vimos en Chicago para presenciar el concierto del grupo coreano BTS.
Nada sabía yo de ellos, mi hermana me dejó tarea. Escuchar 2 de sus discos y aprenderme las canciones. Me envió una lista de las canciones con subtítulos y con letras en coreano. Claro, dije yo... en 2 semanas imposible aprender nada después de una cirugía de tal magnitud... pero el tan sólo escucharlos es motivo de inspiración.

Verlos en vivo, es un derroche de energía y amor. No sólo ellos, sino su famoso 'ARMY' como llaman a sus fans. He de decir... después del concierto y tras haber visto su discurso en la ONU, saber de qué tratan sus canciones, debo decir... me he convertido en una más del famoso 'ARMY'.

Joviales, con una sana conciencia social, propagando y promoviendo amor, amor propio, felicidad...

En fin... qué puedo decir. Escribir estas letras me agotó.

Después de conducir por segunda vez en 7 semanas... creo que aún no estoy para estos trotes.

En recuperación.

Si encuentras estimado lector, que mis frases no hacen sentido, no es a propósito. Es efecto secundario de los medicamentos para controlar el dolor y los espasmos musculares. Decidí dejar los medicamentos de golpe el miércoles de la semana pasada y he sufrido de muchos y muy desagradables efectos de abstinencia de las píldoras.

En fin... love,



domingo, marzo 17, 2019

Día 17: Negación

Mi estado de ánimo ha estado sumamente tranquilo, ecuánime.
Una amiga con buenas intenciones, insistente me cuestiona mis sentimientos sobre esta situación. Le insisto en que estoy bien, que no tengo miedo y que me siento tranquila.

Mi mente ha estado tanto en modo de resolución, que me he enfocado a planear qué sigue. Sin embargo, el subconsciente me ha jugado trucos inevitables:

Durmiendo una siesta ayer, antes de prepararme para una noche de "Bar Hopping" con las amigas, cuando alcanzaba el estado de sopor y total relajación, aquella latosa voz interior interrumpía aquella tranquilidad diciendo: "tienes c y te vas a m"... en aquella alteración de mi estado de ecuanimidad, sacudí la cabeza y me dije "¡No!, ¡voy a estar bien!".

Horas más tarde, a mi regreso del famoso salto de bares, que seamos sinceros, Cincinnati no es Nueva York. A las 12 de la noche ya las calles estaban vacías y los bares estaban cerrando. Sólo quedaban 2 lugares y no prometían. Que además, pude haberme quedado en casa, pero bueno ése es otro tema.

Una vez en casa, en camita... caí rendida ante los brazos de Morfeo. Horas más tarde, comencé a soñar, que regresaba a casa de aquella salida nocturna y que mis amigas se quedaban con nosotros, por lo que les pedía no hicieran ruido, ya que el Faraón estaría en sus aposentos haciendo lo propio.

El Faraón despertaba y comenzaba a externalizer su desacuerdo sobre la estadía de aquellas féminas en nuestra humilde posada. Continuaba con que iríamos a comer a algún sitio, donde yo trataba de convencer al Faraón, de que estaba exagerando y que se relajara. El Faraón se levantaba de aquella mesa y sin ton ni son, nos dejaba solas, a mis amigas y a mi.

Minutos más tarde, el Faraón regresaba y un grupo de hombres variando en edades entre 40s y 50s, se acercaban a la mesa y comenzaban a recitar palabras en algún dialecto extraño, mientras movían sus manos expandiendo los dedos y como si estuvieran tocando un piano, pero brazos elevados, me miraban intensamente y seguían repitiendo aquello. Sonaba como alguna maldición, y sentía como una energía oscura invadía mi mente y yo volteaba a ver al Faraón y le decía "¡No!", el Faraón desconcertado veía a aquellos hombres, y entonces comencé a gritar mantras, para evitar que su intento por "hipnotizarme" o tratar de maldecirme, se desvaneciera.

Desperté empapada en sudor y sumamente alterada. 7am. Recorro la casa y el Faraón se ha ido. Domingo 7 de la mañana, se fue a la meditación sin mí. Ayer le había dicho que quería ir con él a la meditación. Sin embargo ha de ver visto que seguía dormida y no me quiso despertar.

Me alegro de estar despierta. El subconsciente es traicionero. No quiero pensar, tal vez es evasión y sé que el canijo dentro de mi cabeza quiere externalizar el lado oscuro de las emociones.

Estoy en estado de alerta para continuar enfocar mi atención a lo importante: resolver y no caer en la parálisis del miedo y menos en un estado de pánico. No me lo voy a permitir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...