martes, abril 22, 2008

Acepté

Y bueno, las negociaciones llegaron a su fin. Llegamos a un número razonable para ambas partes y en realidad todo fluyó bien desde el principio con esta empresa, cuyo campo me es totalmente nuevo. Comenzaré mis labores el día cinco de mayo...

°-|-°

Anoche tuve un altercado con el roomie, la ya desgastada retórica y me agotó física, emocional y mentalmente. No dormí bien y amanecí cansada, insegura y triste. Es difícil de aceptar el saber que uno no cuenta con nadie y que se está absolutamente sola. Aunque tenga apoyo incondicional familiar a distancia, la sensación de vacío es cruda.

A veces pienso que las cosas tienen remedio sin llegar a extremos, que la cordialidad puede ser "cómoda" o por lo menos llevadera, pero además de situaciones que no puedo comentar en este espacio, siempre hay hechos que continúan abriéndome los ojos y me recuerdan el por qué tengo que ser persistente, tomada esta decisión sólo queda sostenerla hasta el final y aceptar lo que no puedo cambiar. Acepto por ende, que esta situación no va a cambiar. Acepto que me equivoqué en toda la extensión de la palabra y lo único que me queda es aferrarme a lo que tengo: mi carrera y mi práctica... estar en buena salud y prepararme para el despegue.

Cinco años, siete meses, trece días, once horas, cincuenta y siete minutos y sus respectivos segundos y contando... (ay nanita! puros nones!... por cierto, tengo la tendencia de considerar los números pares de mejor augurio), de haberme permitido estar en un limbo mediocre en todos los aspectos, viviendo la vida de un extraño con costumbres, valores y metas muy diferentes a las mías y sin estructura. Extraño la estructura y la disciplina... y es hacia lo que me enfocaré de aquí hacia adelante.

Retomar mis abandonadas metas, gozar de una buena salud, para poder hacer de mi vida un papalote. Y hacerme a la idea de una vez por todas, que todo es un bastón psicológico... no necesito de una persona para sentirme "protegida", de una relación que no enriquece en ninguna forma (un enriquecimiento interno y recíproco, nada que ver con lo material).

Me tengo a mí misma y finalmente me he hecho compañía en éstos 5.7131157 años... incluyendo los años que llevo viva... aunque a veces quiero darme un par de castañazos... como si fuese una hermana que a veces me saca de quicio por su espíritu "fregativo". ...Sí... hay días que no me soporto.

4 comentarios:

JuchiCuchiMan dijo...

Parece que todo ha sido producto de una alineación cosmica benévola...
Ahora puedes retomar el camino con renovada capacidad de asombro...
Bien!!!

Nefer dijo...

:D así es... me gustó la forma en que lo expusiste :)
Y capacidad de asombro, eso espero :D
muchas gracias por la visita...

odette farrell dijo...

Sursum cordam Nefer!

Nefer dijo...

Gracias Odette :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...