martes, marzo 17, 2020

COVID-19 El virus que se coronó rey...

Siento como si estuviésemos viviendo en una pesadilla o una película de esas que te dejan con síntomas obsesivos-compulsivos y estarte lavando y desinfectando todo.

La última clase de baile que tomé presencial fue el 7 de marzo...
Primero de marzo, un compañero de la clase de baile regresó directo de Israel, al aeropuerto y a la clase... así que para mí, lo contaría como día cero.

El tío no tenía síntomas... y espero que no esté enfermo.
El 4 de marzo, nos reunimos con el consultor financiero para ver nuestra posición económica y planeando nuestro retiro...
El 5, tuve masaje...
El 6, tuve masaje...
El 7... mi última clase de baile...
El 10, fui al hospital a una plática sobre fatiga por cáncer
El 12 fui a masaje
El 13 fui a al súper... caos, atascado de gente y todo vacío... aún así, logré comprar alimentos para al menos el fin de semana...
El 14, todo el día en casa
El 15, nos aventuramos al súper, con guantes y yo con cubre bocas... compramos algunas cosas
Ése día en la tarde, quemé un cono pequeño de incienso...
Comencé a sentir congestión en el pecho... resequedad en la garganta y el pecho no estaba doloroso, pero se sentía raro.
El lunes 16, comencé como con catarro... fiebres bajas, pero dije que a lo mejor me estaba sugestionando. Llamé a mi doctora y me dieron cita para hoy.
Le comenté mis síntomas, a demás de que comencé a tomar suplementos de zinc, pero que eran gomitas ácidas y me habían provocado reflujo y me ardía la garganta por la acidez y apenas podía tragar, tomé antiácido.
Me hizo preguntas, si había viajado al extranjero, si había estado en contacto con personas enfermas... le comente sobre la persona que viajó y sobre un par de amigos que se habían enfermado en semanas pasadas.
Sugirió hacerme una prueba de estafilococo que salió negativa, y me mandó a una oficina a una hora al norte de la ciudad, para hacerme la prueba del coronavirus.

Fui a la oficina aquella. Me dieron instrucciones. Estaciónate, llama al teléfono que dice en el letrero afuera de la clínica. Indica que llegaste y la hora de tu cita. Responde preguntas, te marcan al celular para avisarte que puedes entrar. Entra una persona, sale una persona.

Yo me imaginaba que tenía protocolo para desinfectar entre visitas. Pero NO.
Entro a la clínica, me hacen desinfectarme las manos con un líquido espumoso... me dan una mascarilla y me llevan a una habitación al final de un pasillo. Mientras entro, hay un par de personas a mi lado izquierdo con cubre bocas, que iban saliendo de su cita. Entro a la habitación y sin cerrar la puerta, me hacen bajarme la mascarilla, introducen un cepillo largo y delgado en la nariz, a lo más profundo. Vuelvo a ponerme la mascarilla, me dan una hoja en la que indican la cuarentena y que espere la llamada de mi médico. Salgo y mientras camino, va entrando el siguiente, pero en el recibidor, se habían acumulado 3 personas que discutían con uno de los que hacía pruebas. Nótese que los que estaban proporcionando pruebas se venían muy jóvenes, como en sus 20s y no parecían ser personal médico.

A partir de hoy, estoy en cuarentena oficial por 14 días. Tienen todos mis datos, la marca de mi auto y mis placas. Seguramente me estarán monitoreando para asegurarse de que no salgo de casa.
Tengo que esperar de 3 a 5 días para saber mis resultados.

No he tenido fiebre... ardor de garganta... tengo preocupación, porque estuve rodeada de posible gente infectada cuando fui a hacerme esa prueba. Esperemos que no sea así y que esa dichosa prueba salga negativa.

Fuerza a todos, que de esta tenemos que salir!




No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...