sábado, mayo 02, 2009

Rumbo a la niñez...

Había esperado ir hacia aquella ciudad gélida... tanto escuché hablar de Cleveland desde que tengo uso de razón, que ahora nadie me lo va a platicar.

Estuve en ese lugar durante 2 años, de los cuales sólo recuerdo dos cosas:

1. Caerme sobre el brazo cargando una almohada, caída que terminó en el hospital con brazo derecho enyesado. Desde aquellos años, soy adicta a los masajes. Papá solía recostarme en su regazo sobre una almohada mientras mamá y papá veían tele y me daba masaje en la espalda. He ahí el porqué del "accidente":

papá: "Nefer, trae tu almohada y te apapacho"

La Nefer con su paso pequeño pero veloz corrió en aquél largo pasillo, jaló la almohada como pudo de aquella alta cama y corriendo de regreso, pisó la almohada y cayó sobre el brazo derecho... almohada entre brazo y estómago, brazo en el suelo con el peso de su pequeño cuerpo.

2. Estar en la sala de aquel diminuto departamento, llorando recargada en la ventana, mientras mi hermano y padre formaban un muñeco de nieve mientras mamá me consolaba
"muñeca, tienes catarro, cuando te alivies harás un muñeco de nieve", mientras la diminuta Nefer de tan sólo 2 años de edad lloraba a moco tendido.

En fin, a ver si tengo de esos famosos "deja vus"...

Nada nuevo que contar... en la empresa estan liquidando gente, me rodé las escaleras hace un par de semanas, lo bueno es que sólo fue un restirón de brazos estilo Jesucristo:

Eran las cuatro de la mañana, la calefacción estaba calcinando mi aparato respiratorio. Desperté con la boca y nariz secas, bajé en la obscuridad tomándome del barandal... casi llegando abajo, se me fue un pie y para no caer de costalazo, me aferré al barandal. Quedé estirada de los brazos, mi cuerpo tendido boca-arriba (bocarriba?) en los últimos escalones.

Tal vez por eso tengo dolores de cabeza, afortunadamente el quiropráctico me ajustó al día siguiente y no pasó de estar adolorida.

Moraleja: antes de ir a dormir, bájale al termostato!... ahora es lo contrario, hace calor y el individuo que vive conmigo apagó el aire acondicionado... resultados: despertar a las 4 o 5 de la mañana todos los días con la pijama empapada en sudor y la nariz y boca secas.

Pero bueno, basta de quejumbres... tengo que hacer que-haceres antes de partir al masaje y de ahí a carretera.

Buen fin de semana...

Por cierto!!! jajajaja soñé que Mel Gibson juntaba mujeres en su casa, yo no sé qué diablos hacía ahí, pero sacaba su billetera y nos daba a cada quién billetes de 100,000 dólares. JAJAJAJAJA qué babosada.

2 comentarios:

NORMA ASCENCIO dijo...

"apapacho"... esa palabra me gusta :)

sauldos!

el mangos dijo...

oooowww!! snif! chale no se porque me imagine clarita la escena del muñeco de nieve y la niña chillona y eso que la unica nieve que conozco es la de limon.

saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...