jueves, agosto 16, 2018

Erupción interior

nota a mi misma... editar este rollo, porque estoy tan cansada que esta muy mal redactado y esta computadora me esta haciendo pasar malas jugadas con el teclado latino, pone tildes cuando le da la gana y no me deja ponerlas cuando las necesito....

***

Hace mucho tiempo que no escribo querido lector... tal vez distraída con las actividades cotidianas. Aunque desordenada últimamente, tratando de buscarle caucee a esta vida de casi medio siglo.

Estos últimos años y en especial a raíz de mi partida de la tierra que me vio nacer... mi mente, creencias y convicciones han evolucionado.

Una limpia de vicios aprendidos de los padres, los que de acuerdo a sus tradiciones familiares y creencias inculcaron en mí algunos valores e ideas que al paso de la madurez, no sólo me han hecho reflexionar, sino despertar en mi una descamación de pensamientos, proceso de extinción de prejuicios...

Entre algunas situaciones que ocasionan una profunda introspección es no sólo al vivenciar  situaciones personales, sino movimientos sociales, políticos y culturales...

Recuerdo cuando me mudé de éste lado de la frontera. Mi mente era capitalista, aunque nunca me pronuncié por ningún partido político. Pensaba que el trabajar en una empresa del mundo corporativo era sin duda alguna, el camino al éxito, al lograr una posición ejecutiva, para luego emprender independientemente algún negocio.

Vinieron un par de zacudidas que abrieron mis ojos, desequilibraron el velero y mojada en cubierta trataba de restablecer la quietud de las aguas:

Con la muerte de mi madre y la pérdida de mi "maravilloso empleo corporativo" en casi el mimso momento, abrí los ojos a un par de realidades. Nada importa más que la vida de un ser humano. Desde entonces, mis prioridades cambiaron, enfocándome más en la saludo y la interacción familiar y social.

Con la práctica de la meditación y la observación de las percepciones de la realidad, caí en cuenta durante un breve momento de iluminación en un par de ocasiones, que todos los seres vivos, naturaleza, universo, tiempo, vivencias, todo somos uno. Sé que suena muy "new age", pero el que medite lo entenderá. Fue cuando me dí cuenta de todos los prejuicios que mis padres, abuelos y amistades habían de alguna forma influenciado o moldeado la persona que fui (lo digo en pasado, porque estoy en constante cambio evolutivo y por supuesto, nada es permanente).

No hay separación entre raza, ni color, ni nivel socio-económico, educativo, cultural. Existirán estratos creados por los opresores, pero en realidad, si todos estuviésemos desnudos ante el inminente cataclismo, somos exactamente iguales.

Mi pasado yo era revoltoso, irreverente, con un enojo mal aprendido y hasta a veces, una tremenda falta de respeto hacia ciertas situaciones o personas. De esto me di cuenta a mi partida. En el país en el que radico actualmente se respiraba el ambiente de la tolerancia y se recriminaba lo políticamente incorrecto. Como yo lo veo, es que al menos se intentaba fomentar la decencia en la palabra y los hechos. Con decencia, me refiero a la no agresión, a la mala costumbre de la crítica por criticar, al ponerle sobrenombre a las personas, a la burla, a la discriminación.

Mi padre, un personaje ambivalente, cuyas virtudes a veces eran sobrepasadas por su mal carácter e incómoda conducta neurótica e intolerante, dejó muchas secuelas y malos aprendizajes... Han sido un tanto difíciles, mas no imposibles de desmantelar.

Con el resurgimiento de la intolerancia de este lado de la frontera, todo mi ser exige rebelión... hacia el régimen actual, nunca me había definido ni de derecha, ni de izquierda. Pero si de etiquetarse se trata, tenía antes tendencias derechistas.
Actualmente me considero una persona independiente con una combinación de valores que distan de la administración actual.

Entré en conflicto recientemente, con las elecciones de mi país natal. El personaje que será el sucesor de los dinosaurios, es un dinosaurio más. Aunque los ideales que México necesita son de la igualdad de oportunidades, no tengo la confianza,  ni la certeza de que este señor lo hará funcionar. Tal vez es cuestión de tiempo y darle oportunidad para ver qué sucede en su administración. Lo que me tiene en conflicto, es que al pensar en mi país, remueve el viejo yo, el intolerante a la mediocridad y a la idea de que exista un gobierno paternalista del que los más necesitados sean sobrepasados por los abusivos holgazanes que se adhieran a la ubre de la administración.

Tengo que encontrar por qué estoy en conflicto, estoy a favor de la igualdad social, la tolerancia y a la no discriminación. Sin embargo, estoy totalmente divorciada del abuso, sea de cualquier forma, abuso de poder o de oportunismo poblacional.

Resumen... necesito meditar o me volveré loca...



1 comentario:

Anónimo dijo...

"Nada importa más que la vida de un ser humano". Me quedo con eso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...