martes, enero 15, 2013

Zuricalday

Caminaba en aquella ciudad, al parecer iba de trabajo y acompañada por un Hindú, exploraríamos por el fin de semana.
Él insistentemente quería ir a un parque en particular, para ver algún lugar sagrado. Yo, me encontraba con amigos de la infancia al patear calles y les insistía en ir a aquél local comercial que "casualmente" se me había "atravesado" en el camino: Zuricalday, la pastelería vasca cuyos Rusos me volvían loca.
El hindú a regañadientes se sentaba mientras yo ordenaba mis rusos... por error la mesera me trae una natilla que con gusto deleito mientas ella misma se percata de que aquél no era un ruso. Disculpándose corre al mostrador para traer lo propio. Me indica que no coma todo de un jalón, pues es demasiada azúcar.

Yo, mientras ya había terminado la natilla, el choux relleno de chocolate, etc.

El llamado de la naturaleza me despierta.

Tengo ganas de un ruso.


No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...