jueves, enero 10, 2013

Distracciones inútiles

Hoy debo confesar, no hice gran cosa de trabajo. Me siento culpable. No pude concentrarme. Pospuse mi examen de la certificación cuatro semanas más... el chistecito salió algo caro pero prefiero eso a tener que pagar otro examen por haber suspendido.

Me siento perdida, insegura, triste, cansada. Los dolores de ovario han vuelto. Tal vez es éste... sólo un día gris. Espero que mañana mi estado de ánimo esté mejor.

No tengo paciencia. Hablo con mi hermano a través del juguete tecnológico y me doy cuenta de que soy un ogro. El pobre ya no verbaliza correctamente sus ideas y eso me pone los pelos de punta, tanto que me exaspero y lo agredo. No me cabe en la cabeza que ésa enfermedad se lo acabe poco a poco.

Estoy triste.

El faraón me apoya en todo, TODO TODO TODO... y me siento como una mal agradecida, pues no hago más que desesperarme de todo. Mamá me lo decía, no valoro lo que tengo. Mamá habría tenido una vida muy feliz de haber conocido a alguien como el faraón.

Creo que caigo en uno de esos terribles clichés, pero bueno. Para qué ahondar en esos temas que no valen la pena.

Estos días en los que me siento cobarde, los detesto. Soy la mujer más cobarde de este planeta. Al menos así me siento en estos momentos... tratando de huir de todo y de todos... de rumiar en mis pensamientos, de olvidarme que el mundo gira.

Quisiera ser niña de nuevo, con la espontaneidad de todo, sin dejar que nadie me diga como pensar.  Por que ése es mi problema... el pensamiento. Recuerdo que aunque me decían que de niña yo era demasiado ingenua, era feliz. Lo pervierten a uno "enseñándolo a analizar todo". De qué sirve analizar si sólo basta con la observación: la experiencia directa.

Es una tortura el pensamiento. Es un matón que te ata a cadenas, saca un cuchillo y te araña el cuerpo mientras cruel ríe y se burla de tu sufrimiento.

Quiero dejar de pensar, para dedicarme de nuevo actuar. Lo bueno es que mañana es una nueva oportunidad de empezar con el cuadernito en blanco. Ah esos cuadernos, como me enloquecen. Para seguir llenándolos de palabras, o coleccionándolos vacíos. Tengo un par de cajas llenas de cuadernos vacíos en el sótano... esperando ser llenados con las inútiles y necias palabras de una loca que no deja de pensar en todo tipo de cosas. He llegado al grado de comenzar a utilizar una herramienta electrónica... www.thebrain.com si... esto ya está llegando a límites impensados.

1 comentario:

NORMA ASCENCIO dijo...

un dia te voy a rregalar una libreta... aunque no le escribas noada ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...