sábado, agosto 18, 2012

Europa

Me encontraba de nuevo en Europa de viaje de negocios... entraba al comedor del hotel cuando alguien me indicaba que me llamaban por teléfono... que fuera a la recepción.

Contesto y era la señorita de la tienda de Louis Vuitton indicándome que no habían recibido mi pago desde hacía meses - la última vez que había estado en París- le preguntaba que cuánto debía, para dar el tarjetazo, pues había abierto cuenta con ellos para llevarme aquella mesa de centro.

Me decían el monto, pero por más que hacía cuentas no me daban los números... después de más de una hora al teléfono y frustración por ambas partes, me decían que debía el equivalente a 50,000 dólares ya con los intereses que había generado mi demora... por más que aplicaba los porcentajes de interés, nunca lograba llegar a esa cantidad, me sentía insegura y frustrada, por que notaba que no sabía sumar, ni multiplicar y temía que me tomasen por idiota y lo que es peor, que me tomasen el pelo. Desesperada les digo que ya, el monto que digan lo cargaré a mi tarjeta.

Despierto con el cerebro sumamente cansado, mareada y débil. Frustrada y temerosa de que estoy perdiendo la cabeza. Me percato que todo había sido un sueño.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...