viernes, febrero 10, 2012

Insomnio

Ni hablar, se me fue el sueño. Overkill tiene calambres en la lengua. Tengo miedo, miedo de que él entre en pánico y está sólo. Miedo de no estar a su lado para confortarlo. Miedo de que su soledad le sea aterradora. Miedo al miedo.

Había apagado el ordenador, cerré los ojos fuertemente y sentí una brisa en el rostro. Estoy segura que era mamá. Le dije cuanto la amo y la extraño. Cuanto la necesito. Algunas lágrimas lograron correr por mi rostro.

El faraón despertó para hacer su escala técnica obligada. No puedo dormir. Abro mi correo personal y veo un mensaje del templo de Sunim. Rápidamente recuerdo aquél poema que escribió en el retiro de Diciembre del 2010. Voy a la página. Lo posteé hace unos momentos.

Al leerlo, me recuerda que los pensamientos son efímeros, y que el miedo también lo es. Aunque no puedo subir una montaña, o ir al parque a estas horas, por lo menos me recuerda lo que es verdaderamente importante. El instante, el aquí y el ahora. Gracias Sunim. Siempre le estaré agradecida a máma de haberme presentado contigo. Y a su vez, a M. de haberle presentado Sunim a mamá.

Aún después de leer el poema, me siento triste. El corazón encogido y adolorido. Tal vez algunas postraciones hagan el truco.

Tal vez sea el estómago vacío. Dicen que las penas con pan son buenas. Asaltaré el frigo.

Mañana será otro día.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...