sábado, enero 07, 2012

2012

Para algunos, el año de las destrucciones, para otros de renacimientos...
Para mi sólo un ciclo que se repite cada 12 meses...
Esta vez, sin expectativas de algún tipo. Sólo abierta a lo que venga y a continuar con el camino decoroso que nos dirige hacia allá (ponle como quieras).

Cerré un año duro. Despedir a mamá no fue fácil. No por no dejarla ir, pues en realidad me quedó clarísima su ausencia aquél 12 de Diciembre del 2010. Duro el ver a mis hermanos, uno consciente de la pérdida pero aferrado al pasado y a mamá... otra con una evasión impresionante, negación y enojo infinitos... y yo?...

Mi yo se desprendió aquél día. Hoy, este ente trata de poner las piezas para armar un nuevo rompecabezas... sin tristeza, pero con curiosidad de qué sigue.

Las cenizas inquietas de mamá volaron con los vientos oaxaqueños en aquellas ruinas. Sólo eran un símbolo de lo que fue. Ella ya se había ido hace poco más de un año. En casa, hay ruidos extraños, se caen objetos a altas hrs. de la noche. Se oyen murmullos extraños. Tal vez son parte de sueños.

2.14 am... otro ruido, ni me inmuto. No creo en fantasmas. Solo en los susurros plasmados en el recuerdo de las paredes, objetos, pensamientos.

Tuve bronquitis, afortunadamente, ya casi se me quitó. Creo que ya me voy a dormir. Me emociona mañana... Al fin conoceré a Nor del Terror :)

1 comentario:

Animal de Fondo dijo...

Qué bueno que conozcas a Nor; ¡pensé que érais amigas de la infancia!
Abrazos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...