miércoles, marzo 02, 2011

Los labios de Dalí

Sentada en la enorme cama de la habitación principal que no utilizamos en invierno, (resulta imposible dormir aquí, ya que por su ubicación encima del garaje, está helada). Checo actualizaciones en el facebook que ya se me ha hecho rutina de un tiempo a la fecha. Lo hago rápidamente, no quiero caer en las "pequeñas adicciones". Escribo unas breves líneas ahí y continúo con correos en las 4 cuentas diferentes que verifico con frecuencia: una, la cuenta personal de amistades paisanas, la local para comunicaciones de personas conocidas de este país, la que establecí para contactos de trabajo (headhunters y oportunidades de empleo) y por último, la cuenta de correo que está ligada a mi sagrado blog.

Me alegra recibir mensajes, te agradezco estimado lector. He recibido desde respuesta a algunos posts recientes, como a posts muy antiguos. De los antiguos, suelo recibir preguntas sobre qué hacer sobre la intolerancia a la glucosa que les fue diagnosticada. Aunque agradezco profundamente su confianza en contarme sus casos particulares, poco o nada puedo hacer por ustedes. No soy médico. Sólo compartí mi experiencia y síntomas, en caso de que alguien con el mismo sentir tuviera una guía y supiera qué especialista buscar: un endocrinólogo.

Podría compartir la "dieta" o lista de alimentos que me dieron, pero no creo que eso sirva de mucho, ya que el endocrinólogo que vi, toma muestras de sangre de diferentes perfiles, curvas de tolerancia a la glucosa, y con base al diagnóstico final y a tendencia genética, indica las porciones a consumir. Es decir, su tratamiento es personalizado.

Mi mente rastea la habitación mientras mi mente viaja en el limbo... pienso en mamá, le doy los buenos días mientras observo la botella de perfume de Dalí, sí, ésa... la de forma de labios. Cierro los ojos, pienso en ti. Estás accesible en alguna parte del universo, te doy un beso. Te extraño mamá.

1 comentario:

.carla. dijo...

Hola Nefer! Felicidades por la nueva chamba y los aires frescos en tu vida. Ya no nos vimos por acá, pero me da gusto leerte mucho mejor y con tanto aprendizaje en relación a lo que tu mami te dejó. Te mando un abrazo, éxito en ésta nueva etapa y reencuentro contigo. Un beso, Carla.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...