domingo, julio 12, 2009

No tan coja, no tan bella...

... la pezuña duele poco, se hincha otro tanto, pero al menos los moretones ya casi desaparecieron... tengo que seguir sumergiendo el pie en agua caliente con sales y seguir con el hungüento de árnica -me le adelanté a babik, a quien le agradezco el comentario- era uno de los consejos de mi abuelita que en paz descanse o como ella diría "que Dios la tenga en su gloria"...

Me tomé el viernes libre para darme a la indulgencia. Fui a cortarme el cabello, un facial que venía con el paquete y de compras... ésta vez no compré gran cosa puesto que estoy muy pasada de kilitos. Esta medicina me trae confundida, unas semanas estoy bien, otras estoy hinchada como pez globo, unos días serenos, otros que ni yo misma me tolero... me miro al espejo y no me reconozco. Verdaderamente no conozco ese rostro transformado, es como si mi yo hubiese poseído el cuerpo de otra persona. Me miro al espejo y no distingo la distorsión del sobrepeso. Mi imagen corporal ante mis ojos es la misma, pero es la ropa la que se encarga de gritármelo a la cara. ESTAS GORDA!!!!!!!

Antes me reía cuando mi mamá y sus amigas (llenitas ellas) solían decir "asquerosa flaca" cuando veían pasar a una persona esbelta, mientras echaban la carcajada -en realidad siempre se reían de sí mismas y echaban de vez en cuando alguna de éstas bromitas-.

Ahora estoy en su pellejo... y nunca había estado de este tamaño... de chamaca me hubiese gustado que la talla del sujetador superara al 32A, sería felíz con el ahora 36C.

Todo sería sexy si sólo variara la talla de "las margaritillas" como mamá y abue solían decirles a las "nenas", se me hacía tan cursi, llámalas por su nombre caramba, tetas, busto, "chichis" jajaja ésta última me hace reír mucho porque en el país del nuevo color, tienen restaurantes que así se llaman, o por lo menos, así se pronuncian.

Pero regresando y a lo que iba, bueno fuera que sólo variara el tamaño del pecho y no todo en su conjunto. Aunque aún queda cintura, las caderas me estorban, me golpeo contra las mesas, sillas y no dejo de mentalmente gritar obsenidades.

Lo único flaco que queda, es mi pierna derecha... que después de semejante jalón que le dí al pobre tobillo, seguido de una pequeña fractura, la mantuvieron quieta. Desarrollé mucho músculo en la pierna izquierda y para colmo ya soy toda una deformidad.

En fin... espero que esta semana que viene termine de deshincharse el tobillo y area de la fractura, para volver a mi rutina de ejercicios, ya de perdida caminar lo más que pueda o al menos reponerme para poder trotar en el viejo continente...

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...