domingo, septiembre 28, 2008

Existo

Un poco traqueteada despues de la cirugia pero feliz de estar en casa (Mexico). Quise venir caminando al sitio de internet (dos cuadras de bajada), pero la progenitora se nego firmemente a que caminara... de hecho, esta pensando en instalar la "interne" en casa (que se negaba pues piensa mudarse pronto).

El martes me pasaron cuchillo y fue muy muy doloroso, pero estoy feliz por los resultados. Lo no tan agradable del asunto, es que me volveran a pasar cuchillo en enero, despues de un tratamiento de 4 meses, para finalmente cerciorarse de que todo quedo sin rastro.

Quien iba a decir que un problema metabolico me iba a ocasionar tantos problemas. Algo, que los gabachos no me supieron determinar y bueno. Solo me queda una decision muy dificil de tomar, que a su tiempo tendre que definir. De ello dependera mi futuro individual y de personas que me rodean. Pero bueno, no me voy a preocupar por ello ahora, solo quiero estar ya al 100. Digamos que estoy a un 90%. El martes quitan los puntos de las pequenias incisiones y despues de ello unos dias mas para que me autoricen volar de regreso.

Siento como si me hubiesen devuelto juventud, la pancita necia esta cediendo a parte de haber sacado aquello, la inflamacion cada dia es menor. Me dara mucho gusto volver a mi fisonomia original.

Me siento cansada y un poco inflada por aquel gas que introdujeron durante el procedimiento. Pronto lo eliminare por completo. Mientras voy a pasar a visitar mis sitios favoritos. Muchas gracias por sus visitas, sus comentarios, sus porras. Posteare conforme esta situacion me vaya dejando.

miércoles, septiembre 10, 2008

Lentitud

No. No tengo inspiración. Este es sólo un recordatorio de cómo me siento hoy. Amanecí de buen humor y pensando que nada es permanente. Que voy a estar bien. Todo fluye con lentitud, pero decidida a hacer ese viaje para que me den una tercera opinión y no dejarles que me pasen cuchillo -al menos no en los lugares que no lo requieren-. Decidí ir a mi país, donde los médicos son humanos, todavía te escuchan y atienden y donde las enfermeras sólo están para asistir al médico, no a suplirlo.
 
Tengo las manos y la lengua seca. Una pancita de aceituna, como si en mi vientre existiera un pequeño chamaco creciendo. Siento los restirones en la piel y la fuerza de la que hablaba Newton -acompañada de cierta presión ejercida hacia todas las direcciones posibles- y veo como se expande día con día. Pero desafortunadamente, no es un pequeño. Es algún alienígena que se apodera de mis entrañas para causar estragos, apachurramientos e indigestión.
 
Anoche el que vive conmigo me llevó a cenar. Ya no puedo comer decentemente sin sentirme que me hincho como pelota y que después de las horas de digestión, sigo como pez globo moviéndome con cuidado para que alguna de esas protuberancias no explote. A veces siento como algo por dentro se desliza y rueda, claro, con la sensación de los tirones y jalones que eso implica.
 
A pesar de todo, mi ánimo es perfecto. Tengo que concluir un último proyecto para con calma y sin pendientes irme a lo que me espera. Un sin número de estudios y la posible solución a mi "condición"... que ya me dió flojera llamarle problema. Prefiero estar pasando por estas en compañía de los míos, a pasarla sola y desatendida en la tierra del todavía arbusto. Piano piano, si va lontano.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...