domingo, diciembre 14, 2008

Hueco

Este pobre blog parece un enorme hueco. Hueco lleno de huecos y rellenos, palabras sin sentido, pensamientos inconclusos, sueños locos y otros que omito por respeto al lector.

Una disculpa estimado lector. Mi cerebro ha estado sumergido en el trabajo (precisamente me encuentro en la oficina a punto de dar carpetazo para ir de compras y disfrutar de lo que queda de este domingo gélido), consumido con congojos por "pequeños" detalles de salud y como siempre, preocupaciones por el futuro.

Ya sé... para qué preocuparse por el futuro si hay que vivir el presente. Lo vivo y vaya que lo he vivido estos últimos meses. Quisiera que mi mente sólo se enfocara en el presente. Que estuviera configurado para no hacer caso al retroceso ni adelanto de la cinta de la vida.

Tal vez sea bueno borrar todo aquello que traiga recuerdos para enfocarse al aquí y ahora. Tal vez me sirva de algo borrar mis mp3 que no correspondan al hoy, esconder o tirar fotografías, o de plano buscar si es que existe algo parecido al "spotless mind". Así me evitaré viajar al pasado.

Con respecto al futuro, quisiera algo que me hiciera recordar que debo estar anclada en el presente, pero sin apego, pues el futuro será consecuencia de este elaborado y laberinto presente.

Mi flecha apunta hacia arriba en pleno crucero, donde me encuentro al centro sin dirección horizontal. Viendo hacia arriba, para ver si me llega la iluminación y saber hacia a dónde. Es increíble que en el otoño de la tercera década siga teniendo momentos de desorientación.

¿Qué no se supone que ya debería de saber que hago aquí y hacia a dónde me dirijo? ¿cuál es la razón de mi existencia?

En fin, y sigo, meditando cuando la mente y cuerpo lo permiten, no escribo tanto como antes, ni siquiera en mi diario manual, cuyos secretos se quedarán en el papel y no viajarán a la era de la tecnología avanzada ni al mundo de los blogs.

El clima cada vez más helado y el único abrigo que me queda es el setentero de mamá, que me ha mantenido calientita por el momento. Tendré que comprar uno más largo y más grueso para lo que viene.

Le digo adiós a la pequeña Nefer, a la adolescente, a la jovenzuela y tristemente le digo "qué tal?" a la nueva que se aproxima... "qué tal", lo suelo utilizar para aquellos a quienes no conozco, a los que todavía no tengo confianza, el primer saludo.

Eso me recordó al primer día del kinder, cuando papá estacionó el auto, abrió mi puerta, tomó mi pequeña mochila con una mano y con la otra me tomó de la mano. Llegamos a la puerta de aquél colegio y me dijo "muy bien escuintlita, pórtese bien y haga lo que le dicen, al rato paso por usted, ándele váya con la maestra".

Se retiró sin mirar hacia atrás, mientras yo observaba a l@s otr@s niñ@s, sus madres o padres en cuclillas abrazaban a sus criaturillas y deseaban buena suerte, dándoles besos y la bendición.

No soy ni fui católica, así que en realidad me daba curiosidad aquél ritual mañanero y en aquél entonces añoraba que ese ritual fuera mío.

Tal vez él sí era muy Zen, enfocado al presente, sin mirar atrás. Aquí, ahora.

1 comentario:

el mangos dijo...

al final supongo yo que habras llegado a alguna buena conclusion de esta retrospectiva.

saludos Nefer

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...