jueves, noviembre 13, 2008

Vacío medio lleno...

Caray, no cabe duda que lugar a donde vaya dentro del todavía arbusto, hasta el aire se siente artificial... no el aire acondicionado que ya de por si está viciado, sino afuera.
Día lluvioso, penúltimo día en la carolina del norte, aunque la vegetación aquí tiene otros matices, sigo sin sentir "eso", que siento cuando voy a casa (al otro lado del río bravo)...

Comida también artificial, no hay platillos locales o tradicionales. A donde vaya, hamburguesas, papas fritas, cebollas fritas, BBQ, y no mucho que escoger, más que de las cadenas de restaurantes.

Tal vez sea porque no salimos mucho de la zona en que la empresa y el hotel se ubica, pero simplemente se aspira un vacío. A pesar de ese vacío, mi estómago está lleno y mi ánimo tranquilo. No tendré mucho tiempo para descansar, la próxima semana salgo de nuevo hacia el otro lado del charco.

El trabajo me sale hasta por las orejas y mi fisonomía se asemeja a una mujer 50tona. Busto y retaguardia encogidos, piel seca y algunas canas más. Nunca pensé sentirme tan vieja a los treinta y tantos. Espero que el tiempo pase rápido (no la vida), para que el medicamento no siga causando más estragos. A pesar de la apariencia física, no he tenido muchos síntomas de la tercera edad. Bochornos solo un par de ellos y muy pequeños... lo que si me ha dado es insomnio interrumpido y muy leves cambios en el estado de ánimo.

Sigo con dolores extraños, no sé si esa cosa se siga propagando por dentro.

Ayer en la mañana falleció la hermana de mi abuelita, tía Rosita... con quien tuve muy buena relación en mi adolescencia. Una fina y activa dama, se aproximaba a los 100. EPD.

Recuerdo cuando saliendo de la escuela, iba con mamá a visitarla a su Penthouse al sur de la ciudad. Sabía de mi pasión por el piano y me regaló sus antiquísimas partituras, junto con revistas de los 20s.

Jugaba tenis y se podía platicar con ella de cualquier tema. La acompañábamos a las reuniones del familión de mi abue, en donde cada año conocía a diferentes primos o tíos.

A pesar de su alcurnia, ambas, mi abuelita y tía, eran muy sencillas y contrario a las nuevas ramas familiares, nada materialista.

Una nueva estrellita brilla en el infinito universo. Un beso.

2 comentarios:

Darth Tater dijo...

¡Eso es una buena educación: tenis y piano! En paz descanse como dices y también tú descansa. Es básico para verte y sentirte mejor.
Un beso,

Anónimo dijo...

mis condolencias por su tia abuelita, por cierto si es la persona de la foto, era muy guapa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...