sábado, junio 07, 2008

Arrancando...

Después de una larga conversación con una amiga también en el país del arbustín, colgamos forzadamente porque se le acabó la pila a su celular, a eso de la 1 y media de la mañana. Dormí hasta las 6 y no pude más... muy cansada y súper sedienta, bajé rascando la retaguardia hacia la cocina.

Tomé unos tragos, subí nuevamente, hice la parada rigurosa en el baño, me cambié con shorts y una camisetilla muy descubierta (despechugada, diría mi padre), pero con este maldito calor, me salí a la "fresca" mañana... no tan fresca, pero por lo menos hacía brisa. Me topé con un jardín lleno de hierbas de las que se propagan horizontalmente al ras del pasto, ahorcándolo. Tomé mis guantes y me dediqué a arrancar aquellas pequeñas invasoras. Cada que lograba identificar sus tentáculos y el centro, giraba en ellas y jalaba de raíz.

Cada manojo, se me figuraba un mal pensamiento... así que me así fuerte de ellos y los arranqué de raíz. Al cabo de tres horas, todavía me queda la mitad del jardín, y aunque con guantes, los dedos índices y gordos están llenos de ampollas.

En una de esas, mientras tiraba de una terca raíz, momentáneamente perdí visión en la mitad del ojo izquierdo... al principio pensé que era una sombra o algo, pero luego me preocupé un poco, pues había comido azúcares de forma continua estas dos últimas semanas. Si ya la hipoglucemia se convirtió en diabetes, entonces sí que dí al traste con todo.

Cerré los ojos, respiré profundo y ése canijo temor y pensamiento, se me figuró una de esas tercas raíces y hierbas... lo saqué de raíz. Cansada, guardé todo y me metí a desayunar. Le comenté al roomie e hizo cita con el acupunturista que es el único que abre en sábado.

Me comentó que es causa de estrés acumulado + hígado estancado... me dijo que por si las dudas, vea a un oculista y si sigue sucediendo, vea otras opciones. Después de aquél episodio y después de la alfilereteada, me siento relajada, pero muy cansada. Fuimos a comprar algunos arbustos para poner la fachada en forma. Sirve que el día que se venda la casa, no se vea tan pelona.

3 comentarios:

odette farrell dijo...

Nefer,

Yo una vez recuerdo cuando estaba aprendiendo italiano me quedé ciega... lo recuerdo perfectamente porque estaba en clase y de pronto no veía nada, recuerdo que me agarró una angustia terrible...yo apenas recién había decidido ser pintora, y justo me quedaba ciega de pronto???!!! Mi ceguez, total, por cierto, duró sólo dos minutos que me parecieron eternos...no sé cómo disimulé para que nadie en la clase se diera cuenta de mi angustia.

Esa época justo coincidió con una de las peores crisis que he tenido en mi vida, así que es probable que sea el stress.... a meditar pues :)))

Tamujin dijo...

Eso de arrancar las hierbas pensando que eran malos pensamientos me hizo recordar algo que lei hace algun tiempo. Se trataba del poder de los simbolismos para nuestra mente. Limpar una habitacion, tirar las cosas viejas o que ya no sirven, arrancar la mala hierba tiene un efecto psicologico benefico para nosotros.

Ojala que lo que te paso no sea una manifestacion de algo serio.

Saludos y que estes bien!

Darth Tater dijo...

Es cierto que éso de tirar cosas es como filosofía oriental, no? Algo así como Feng Shui. Yo no he podido hacerlo aún, tal vez por éso mi vida es tan caótica... si al menos pudiera tirar cosas de mi alacena o de mi clòset...!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...