miércoles, abril 02, 2008

Rara

Ayer me habló una persona de recursos humanos de una compañía, para hacer una cita para una entrevista telefónica. La entrevista sería hoy a las 8.30am hora del este.

Anoche para variar, batallé para dormir. Estuve con pensamientos obsesivos leyendo la página de internet de aquella compañía, imaginando los posibles escenarios y preguntas que incluirían en la entrevista. Releí mi currículo e hice algunas anotaciones para dar énfasis en mi experiencia en ciertos puntos.

A eso de las 11 de la noche, estaba en la cama, pero sólo dando vueltas... hasta que al fin, pegué ojo.

Comencé a tener la pesadilla de rigor (ya se está haciendo costumbre tener pesadillas cada noche coma o no coma):

Estaba con mi primer novio, con el que en el sueño, aparentemente me había casado. Me había enterado de que él no podía tener hijos y había decidido separarme. En el inter, aparece un amigo con el que siempre hubo química (en el sueño un desconocido), con el que me lío cachondamente y al final del caso, me quedo como "el perro de las dos tortas"... ni con uno, ni con el otro. Claro, un mega drama, porque la suegra, madre del marido, llorando al saber que le era infiel al tío y cuando le decía el por qué, lloraba y me entendía perfectamente, sin disculpar a su hijo por no haberme dicho que no podía tener hijos.

Me despierto antes del despertador, 6.30... agotada, temblorosa, exhausta. Pongo el despertador a las 7.30am.

Continúo cabeceando... duermo ligero y finalmente me levanto poco antes de que sonara el despertador.

Me lavo la cara, como unas nueces, me lavo los dientes... el roomie me desea suerte, sabe que es mi entrevista... me recomienda que medite un ratillo, pues faltan 7 minutos para la entrevista se va.

Ocho treinta... estoy en el sótano. Observo el teléfono como si fuese éste un perro rabioso, ansioso por morder. Mientras, organizo fechas exactas por si preguntan duración en cada empleo, releo lo que busca la empresa y adapto mi historia a sus necesidades.

Nada... 8.32... suena... lo dejo sonar un par de veces, contesto.

"Nefertiti Totocaca"... y comienza aquello... muy lenta en responder al principio, pero de alguna forma respiro profundo y me concentro. La conversación fluye y después de una sesión de preguntas y respuestas por ambas partes, se me da una breve descripción de la posición y me informan que mi currículo será enviado a la persona que hará las contrataciones. Si esa persona decide que mi historial es lo que buscan, seré contactada en los próximos días para una entrevista en persona.

Cosas que me agradaron de esta oportunidad: viajes 20-25% al extranjero, viajes mínimos dentro del arbusto, un día a la semana al menos, trabajar desde casa. Cosas que no me agradaron del todo, tendría de jefe a una mujer.
No tiene nada que ver con sexismos ni discriminación. Sólo que por experiencia, suelo trabajar mejor con hombres. A ver qué pasa.

Cuelgo el teléfono y sigo temblorosa... no de nervios, sino de lo mal que dormí... letárgica pero ansiosa, rara. Al menos ya lo que me tenía neuras, pasó.

No dejes de pasar a leer las líneas del viejito gruñón.

4 comentarios:

Padrenatas dijo...

Te deseo mucha suerte de todo corazón , ojalá encuentres el trabajo que deseas y que mereces. Gran abrazo Nef.

odette farrell dijo...

Nefer,

Tus sueños están mucho más interesantes que las series gringas!

Y son tuyos!!!

Respecto al trabajo te deseo mucha suerte...espero pronto estemos festejando virtualmente :)

Nefer dijo...

padrenatas: gracias por la buena vibra :)

Nefer dijo...

Odette: si caray, a veces me pregunto de donde viene tanta tonteria jajajaja... claro que a veces la base es la vida cotidiana que se esconde en el subconsciente.
Gracias por la buena vibra, ojalá pronto celebremos...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...