lunes, febrero 25, 2008

¿Vidente?

No es la primera vez que algo así me sucede. Anoche mientras leía un libro antes de prender la tele, estaba concentrada y cerré un momento los ojos, como para descansar la vista. De la nada, se me vino tu imagen, que más que imagen era acción, como si te estuviera viendo en un película. Caías de las escaleras. En ese momento tuve el impulso de hablarte, pero me dije que seguro era mi mente juguetona y no pensaría en más estupideces.

Hoy a medio día me llamaste. "Me accidenté" me dijiste. Atenta escuché, tu voz se escuchaba apresurada pero tranquila. "Hija, me caí de las escaleras esta mañana y ve van a tener que operar".

Dentro del desastre no fue tan malo, aunque me imagino tu dolor. Fractura de codo.
Lo que me tiene inquieta es esta situación, porque aunque pude tomar el primer vuelo de la tarde -que me rogaste no lo hiciera-, tengo una impotencia terrible de estar tan lejos, sobre todo cuando sé que ya mi camino indica que no tengo que estar aquí.

Ni hablar, sólo tendré que concluir este proceso que tal vez me lleve meses. Ya sabré diseñar mi destino de una mejor manera, al menos fluir. Pero si vienen imágenes a mi mente, ¡quiero que sean positivas!

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...