martes, mayo 30, 2006

Sobreviviendo a los Suegros

Buscando el verdadero significado de la palabra "suegro(a)" encontré lo siguiente:
  1. m. y f. Padre o madre de un cónyuge respecto del otro:
    las suegras tienen muy mala fama.
  2. f. Parte más delgada y cocida de la rosca de pan.
Hubiese preferido que la suegra fuera éso que describe la segunda definición, al menos sabría que estoy a dieta y que aún al tenerla cerca, no estaría indigesta.

Lo que no puedo entender de la suegra, - podría hablar de las suegras en general, pero sólo me enfocaré a mi experiencia directa... - es que cuando se le da luz verde para tener iniciativa, en lugar de preguntar qué es lo que preferiría uno hacer con su propia casa o jardín, ella dispusiese, llamara al diseñador de jardín o arquitecto de jardín, como quieras llamarle, y no sólo le diera ideas al propio experto, sino que además, le exigiera hacer algo como lo que ella tiene en su propio jardín en su casa, "mala suerte que no traje fotos de mi jardín"- dijo.

Ante nuestra vacilación en pagar algo tan frívolo e innecesario, ella junto con su "no-tengo-vela-en-el-entierro" marido, se ofrecieron a hacer el pago. Dicen por ahí que quien paga manda, y aunque "agradezco" el gesto, no me gusta deber favores y menos, si porque los que apoquinan al "Poderoso Caballero" se sienten "con todo el derecho" de hacer y deshacer en territorio ajeno, y además con la libertad de interferir e ignorar el significado de respeto y privacidad.

Se sienten si uno dice que no, porque se quejan de que ofrecieron su apoyo y "mal agradecidamente" fueron rechazados... o por otro lado, "qué cómodos, que recibieron el apoyo sin pestañear". Así que lección número 98'792,847,628,364 de ésta vida: uno no queda bien más que con uno mismo.

Afortunadamente la tortura fue de sólo tres días y unas cuantas horas, que para mí son más que suficientes al año... y bueno, la rebeldía que me persigue desde hace algún tiempo, hizo que me trajera al depto. semanal mis instrumentos y herramientas de trabajo casero, para que no toque el interior de mi casa en pendientes que tengo (arreglar ligeros detalles en baños y cocina).

Es increíble y pareceré neurótica, pero ya me las ha hecho... cuando le pido que no haga algo porque yo lo haré, es lo primero que hace. Así que esta vez, se quedó sin el material ni herramientas propias de mis placeres hogareños. Aunque a casi 200km sigo contando las horas, minutos y segundos para que emprenda el vuelo de regreso.

Pudiendo ser un relajante puente del "Memorial Day", se convirtió en un maratón de que-haceres domésticos sin descanso. Espero que el tiempo entre esta visita y la próxima, sea eternamente eterno.

Categoría:

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...