martes, octubre 18, 2005

Recuerdos Implantados

"Estoy segura de que lo tenia en el cajon debajo de mi ropa interior"
"Lo saque y lo puse en un lugar a salvo"
"Lo puse en la guantera del coche"
"Lo saque del coche y lo meti a mi bolsillo interior de mi chamarra de la universidad"
"Recuerdo que lo puse debajo del piano"
"Seguro esta en el archivero en la casa"
 
Tras vaciar el departamento y casi casi echar literalmente la casa por la ventana, me dije el fin de semana que si no encontraba el pasaporte durante esta semana, iria al consulado por un repuesto.
Despues de todos estos recuerdos "implantados" en mi memoria que por dos semanas me habia vuelto casi loca, ayer me llego la iluminacion.
 
Ayer en la noche, me sente serenamente frente al televisor (con un ojo al gato y otro al garabato: viendo la tele sin poner atencion y enfocando mi memoria y remontandome a la ultima vez en que vi el pasaporte)... y con la ayuda de algunas sincronicidades: ayer fui a la cafeteria para comprar algo para desayunar, en el camino me tope con el "poli" de la entrada del ala norte de la empresa, si, aquel que presencio el brillante choque con la pluma del estacionamiento. Me pregunto que como seguian mis ojos, que si mi parabrisas no tenia goteras y que si todo andaba bien.
 
Total que anoche todo vino a mi, fue aquel 16 de agosto, si, el dia que le di en la torre a mi parabrisas (ver post de aquellas fechas)... al dia siguiente vendria el tio a arreglar mi parabrisas en el estacionamiento de la oficina, fue entonces cuando lo saque del coche, mientras el trabajaba. Recorde que lo tenia sobre el escritorio en la oficina porque estaba llenando algun formulario para inmigracion. Despues, un dia mas tarde, iria a una entrevista para un nuevo trabajo que a fin de cuentas ni valio la pena.
Recuerdo que despues de aquella entrevista, la tarde siguiente volaria a Los Angeles y que no necesitaria el pasaporte, asi que lo guarde en alguna parte ese dia. Despues de esta labor de concentracion, comence a revisar mis cajones del escritorio en la oficina.
 
Saco todos los folders y uno por uno, los reviso. Los pongo en su lugar, abro el cajon de los diskettes, cds, etc... saco todo y como memoria fotografica, regresa a mi... lo puse en alguna parte en este cajon. Veo la caja que me dieron cuando llegue a la empresa, una caja mediana que contiene mis tarjetas de presentacion. Me llega una sensacion extrania e inmediatamente la abro.
Si, en aquella caja en la que nunca habria puesto algo asi,... ahi estaba mi pasaporte.
 
No cabe duda que la mente nos juega malas pasadas y que cuando hay hechos que alteran nuestra concentracion (amolar el parabrisas), la mente se bloquea.
Ahora entiendo como uno se puede inventar miles de cosas que a la mera hora ni al caso. Eso me recuerda a los psicologos, que te inventan que tienes traumas, para que te drogues y ellos reciban la comision del psiquiatra que a la vez recibe comision de los laboratorios farmaceuticos. Esto ultimo me vino solo por asociacion de ideas.
 
En fin, regresando a mi charla con el "poli", ayer a la hora de la comida fui a lavar el coche a uno de esos lavados automaticos y note mientras lo aspiraba, el agua chorreaba a cantaros a un lado de la guantera del coche, tendre que hablarle al tio que lo "arreglo", para que lo selle de nuevo. Que tal las sincronicidades?

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...