viernes, septiembre 09, 2005

El observador


Me concentro... cierro los ojos y me veo a mi misma cerrando los ojos y concentrándome. Siento un leve hormigueo en el cuero cabelludo. Siento los parpados pesados... muy pesados, tal vez el agotamiento de la semana.
El faraón me recibió como siempre, con un gran abrazo y una sonrisa enorme. Eso de estar lejos entre semana nos mantiene fusionados los fines de semana.
Después de la visita al dentista, para la limpieza semestral y el ajuste de fierros, me dejó con las encias sumamente incómodas, con mucha comezón y dolor. Mientras estaba tumbada en aquella silla reclinable, traté de concentrarme en el observador, mientras el dentista me bañaba en mi propia saliva. ¿Quién esta detrás de mis ojos, detrás de mi mente, detrás de este cuerpo que sirve como envase terrenal?... continúo con los ojos cerrados mientras tecleo, sigo tratando de concentrarme... encontrarme a mi misma, aquí,... ahora... estoy agotada... pero sigo concentrándome... ¿quién demonios soy?, ¿de dónde vengo? ¿a dónde voy?... por el momento voy directito a la cama. El observador te observa. Buenas noches.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...