miércoles, agosto 17, 2005

Estupidez Infinita...

Martes dieciseis de agosto 6.35pm, dispuesta a dejar la oficina después de leer un rato los blogs conocidos... apago la compu, ordeno mis papeles y me dirijo al coche. Mientras camino, voy pensando en lo mucho que me quiero largar de esta empresa y en lo felíz que me sentía de tener este jueves una entrevista casi final para trabajar en otro lugar. Subo al coche, lo enciendo... arranco hacia la puerta B, ya que la A la cierran a las 6. El sol me da en la cara, volteo hacia la derecha, de repente crrraaaaaasssssshhhhhhh, si... me estampe con la mentada pluma del estacionamiento de la empresa...

Para mi sorpresa, a la pluma no le paso nada, pero hizo añicos mi parabrisas. En cámara lenta, veo una buena cantidad de particulas de vidrio volando hacia mí. Me quedé seca.
Llega el poli de la salida y me dice "mam, you will have to park your car over that side next to the trailer". En fin, estaciono el carro a un lado de uno de los trailers y me bajo todavía incrédula por mi estupidez.

Mil cosas vinieron a mi mente: cómo es que no vi que la pluma no estaba levantada?, luego el poli llego pidiéndome disculpas porque dice que me vió venir y al momento de apachurrar el botón, ya era demasiado tarde.
Bueno, la única lección de este asunto fue: PON ATENCION.

En fin, llego el sheriff, tomó su reporte y se fue, llamé al seguro y al faraón para informarle de mi tarugada. Seguí sorprendida de cómo dos materias quisieron ocupar el mismo espacio al mismo tiempo: si, yo y la estúpida pluma. Después pensé en la entrevista del jueves y en que necesito el coche. Pero bueno, el poli totalmente impactado porque pensó que fue su culpa, me llevó a la enfermería de la empresa, donde lavaron los vidrios de mi ojo derecho, y se ofreció a llevarme al médico. Llamaron a un oftalmólogo y acordó en vernos a las 9pm en su consultorio a unos 10 mins. de la oficina.

Afortunadamente no hubo daño a la córnea y sólo unas cuantas rasgaduras en la conjuntiva que se arreglará con unas cuantas gotas y lágrimas artificiales.
Finalmente el poli me llevó hasta mi departamento, para entonces eran pasadas las 10pm.
Hoy, sigo lidiando con los del seguro. Espero que vengan a reparar mi parabrisas cuanto antes, pues no pienso perderme esa entrevista mañana. Sigo evaluando si rentaré un auto.

De verdad, no cabe duda, los momentos de pendejez absoluta existen.

4 comentarios:

el mangos dijo...

ahora ya sabe qeu debio poner mas atencion en sus clases de fisica. pero que bueno que este bien de ese accidente, que si no fue asi este post estaria lleno de leperadas. un saludo mujer ¿y la pluma no se lastimo verdad?

Agridulce dijo...

ay mujer... yo me troné un dedo hace mucho por andar pensando exactamente en lo mismo que tu. pos bueno, que te mejores! y gracias x el tip del fondo

Nefer dijo...

muchas gracias por sus animos, el ojo va de salida pronto, el animo por el zotano... pero ya casi, ya casi :-)

Nefer dijo...

soooootano con SSSSSS ya ando pocheando feo!!!!! que horror!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...