martes, agosto 16, 2005

Chicago (primera parte)

*** Deliberadamente sin tildes ni enies ***

Al fin regrese a casa, despues de un largo fin de semana de inventarios y otras actividades durante el proceso de venta de la subsidiaria. Lo que puedo decir que aprendi a valorar en este viaje: mi intimidad, mi independencia, la soledad, estar conmigo misma.
Fui con un grupo de companieros(as) de la oficina a Chicago, segun el plan original, terminariamos el domingo y volariamos hoy temprano de regreso. Para mi no sorpresa, terminamos el sabado a medio dia. En lugar de darnos el fin de semana para nosotros y hacer lo que se nos pegara la gana, a algun tarugo se le ocurrio que a todos nos interesaria ir el domingo a las 7pm al juego de los Cubs de Chicago vs. los Cardinals de sabra chentufo donde. Nunca me intereso el "beisbol" y si alguna vez me intereso el futbol americano, fue para ir a ver al tio que me gustaba jejeje... y bueno, puedo decir que tolero el soccer porque se pone bien de ambiente y ademas mi hermana estuvo en un equipo femenil y me daba gusto verla jugar.
Pero bueno, volviendo al meollo... nos citaron el sabado en la oficina central cerca del corazon de Chicago, para de ahi irnos todos juntos al hotel (que estupidez, en lugar de donde estuvieramos, irnos al hotel y vernos a determinada hora). Asi como mueganitos, esperamos hasta que el ultimo incauto llegara de la ultima sucursal (estuvimos desparramados por todo Chicago en mas de 13 sucursales). Despues de absurdas vueltas, llegamos finalmente al hotel, para que el tio nos dijera que teniamos 20 minutos para cambiarnos e irnos a pie a la terminal del tren e ir al centro a cenar. Segun yo, o al menos en trabajos anteriores, el fin de semana siempre fue mio.
Terminamos caminando hasta que los juanetes nos sangraron, sin rumbo fijo, a la deriva, sin plan, perdiendo el tiempo. Trate de continuar con mi experimento y concentrarme en lo bello del paisaje, el aire fresco, las gaviotas, la arquitectura... pero segui presa de mis emociones. Oyendo a una bola de gabachos sin cultura hablando de puras frivolidades. Terminamos en el famosisimo (!?) restaurante Bubba-whatever, que segun lo abrieron inspirados en uno de los mejores amigos de Forrest Gump. Me parecio tan absurdo, como de tonterias pueden hacerse de dinero. Pero bueno. La cena bastante X y regresamos al hotel pasada la media noche...

Parto en pedazos este post...

2 comentarios:

Padrenatas dijo...

Que onda Nefer, veo que tuviste un viaje un poco movido. Ahora que tu cures de tus apollas, date una vuelta por mi blog, que le tengo un presente, ojalá le guste. Ciao.

Nefer dijo...

Muchas gracias natitas (si me permites de carinio) :) muy chido el deleite de oidos :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...